11.10.09

Por unas monedas pude correr ....Solo corri

Si las casualidades existen, debió ser un gran recuerdo, la frase que me habían dicho algunas horas antes “Todo pasa por algo”.

Salí de mi casa, muy cambiada había anulado una invitación muy simpática, porque había planeado ver a mis amigas después de un trance medio disfuncional durante algunos meses entre mi humor, mi ánimo, y el recuerdo que me ha tumbado algunas noches a la cama sin querer saber nada.

A pesar de que la intriga me comió durante el resto de la tarde y noche, y mientras que hacia mis cosas durante todo lo que iba terminando de ese día, decidí encontrarme con mis amigas y disfrutar la noche como lo hacía y pienso seguir haciendo, haciendo lo que me da la gana de mi vida.

No voy a contar cuantas canciones me regresaron a un baúl de recuerdos que gracias a Dios lo tuve en digital y pude simplemente presionar DELETE y no pude volver hacia atrás. Sin embargo esta noche no derrame ni una sola lagrima, baile como suelta en plaza, volvi a mis botellas de agua, investigue quienes siguen siendo asiduos al local, y en vez de recordar cosas feas recordé aquellas bombas de antaño que me hicieron reír toda la noche recordando personas y momentos que se no volverán, y abrazando a mis amigas, grite como hemos crecido no?, y como película de sex on the city solo dijeron: Si, pero estamos juntas.

Esta noche no me dieron ganas de amanecer, me fui en la oscuridad y les dije: llego rápido, les aviso y me fui, debo agradecer la precaución que siempre he tenido separar el dinero, tenerlo en la mano no abrir mi cartera y tener el celular en la mano, no puedo explicar el momento exacto, cuando el timón no lo tienes tu, la persona que maneja tiene demasiada ventaja, y me espante!.
Cuando volteo y me comenzó a gritar e insultar solo atine a sacar las monedas que tenía en el bolsillo del abrigo y aventárselas de tal manera que le reventaran los ojos, abrí la puerta y corrí, y corrí.

Ese dia V, me había dicho “Todo pasa por algo”, sin embargo me moleste demasiado cuando me compre cigarros y me dieron el vuelto con puras monedas de dos soles, mi billetera no cerraba con tantas monedas, todas mis amigas estaban en falda, pensé en cambiarme y no lo hice, estuve en pantalón y con botas bajas lo que me permitió aventarle las monedas, y correr sin parar, hasta que sentí a salvo.

Si el destino me quería dar un susto, el destino el viernes me volvió a repetir que todo pasa por algo!, que esten coincidencias que te dan gusto, que la intriga te roba sonrisas y que los sustos aparte de quitarte el hipo, te dan mas fuerzas para enfrentar cosas mas gruesas de la vida...
Esta bien Mr V, las cosas si suceden por algo no?
Publicar un comentario