1.2.08

La amiga que fui....

Es Jueves, ya pasada la medianoche, y yo acompañada de un grupo de amigos con gente bailando a mi lado y cantando con un trago en la mano; A lo lejos, una mirada que me obligaba a voltear sin pensarlo. Ahí estaba "C" un viejo y conocido, aún de vestir con el traje del trabajo tomándose un trago parado en la barra del mismo lounge.
Hace algún tiempo ya había tenido un encuentro repertino con esta persona, a la que sin dudarlo y dese hace mucho no tomo atención ni aunque me choque para pasar a mi lado.
No lo sé y lo admito, si he madurado o no en cuestiones amicales ( y es parte de la experiencia del ser amigo o enemigo la que te enseña a ser diplomatica(o), cortes, engreida(o) o simplemente odiosa(o)), sé y lo he puesto a prueba que ya no me importa ser la fiel, leal y abnegada amiga que he sido durante años, pues al dar mi días, mis horas y mi espacio a las infaltables "amigas (os) de camaradería", las cuáles por espontaneidad, género, estudios, trabajo, perfil social, fiestas, o mis ganas de divertirme han hecho que la lista sea muy grande han hecho que pierda esa sensibilidad de no pestañear hasta que todas estan sanas y salvas! pues sin pensarlo estas "amigas(os) de camaradería" hicieron que durante años sea la que como contrato preestablecido yo tenga que estar siempre que alguién lloraba, siempre que alguién ríera y como todo final con aplausos ser la que llora sola en su casa o cuando se baja el telón, de ser yo la que llamaba más de mil veces para celebrar una fecha especial y esperar a que llegaran o que llamaran ( si es que no tenían otro plan, o mejor dicho, no estaban llorando ni riendo : osea solo en el cine pasándola bien); He pasado de ser la que aseguraba solo con un mes de anticipación y con una sola llamada y que si decía que iba, llegaba, no bastaba nada más para que mis "amigas(os)" sepan que yo llegaba y/o organizaba a ser la que no contesta y responder una cara tan caradura que no tenía ganas.
Esa noche ese chico "C", ese viejo y conocido, del cual no tengo más recuerdo que el de su falta de criterio y confianza hacía mi persona(su ex amiga) hace más de tres años, y el factor sorpresa de este jueves por la noche han despertado en mí una inquietud por saber que es lo que sucede con las amistad después de un largo tiempo de parentésis amical y porqué no decirlo de algunas personas que en su alejamiento te dan una tranquilidad emocional.
¿Puede suceder que cuando un amigo se va de tu vida, en realidad te puede dra tranquilidad emocional?
Es aquí donde puedo rescatar una frase muy cierta que Steph (una "amiga" que conozco justo hace un par de años) me la envió en un email:
"...Con el tiempo te das cuenta de que si estas al lado de esa persona solo por acompanar sus soledades, irremediablemente acabaras deseando no volver a verla. Con el tiempo entiendes que los verdaderos amigos son contados, y que el que no lucha por ellos tarde o temprano se vera rodeado de amistades falsas. Con el tiempo aprendes que las palabras dichas en un momento de ira pueden seguir lastimando a quien heriste, durante toda la vida. Con el tiempo aprendes que disculpar cualquiera lo hace, pero perdonar es solo de almas grandes. Con el tiempo comprendes que si has herido a un amigo duramente, muy probablemente la amistad jamas volvera a ser igual. Con el tiempo te das cuenta que aunque seas feliz con tus amigos, algun día... lloraras por aquellos que dejaste ir. Con el tiempo te das cuenta de que cada experiencia vivida con cada persona es "IRREPETIBLE". ..."
Aún creo que la falta de madurez en ese entonces estaba al borde de nuestros - por esos años -diplomas de bachilleres de derecho y que la vida en común de seis años de universidad nos hacían ver como hermanos, detalle que con el tiempo aprendí que no era cierto.
Cuando la vida avanza, tus verdaderos amigos avanzan contigo, en las buenas y en las malas, en las mentiras y en las verdades, rien y lloran contigo, te dan la mano para que te seques las lágrimas o te dan el pañuelo para que te suenes la nariz de tanto llorar, los que se quedan encerrados en tu cuarto, las que hacen lo imposible para verte, es esa clase de amigos los que aún mantengo a mi lado, los que viéndolos o no, sé como están y ellos saben como estoy(aunque no conteste el móvil).
Hasta este momento no puedo recordar en que fracción de segundo - durante esa noche-logró acercarse "C"a mí (definitivamente hubiera dado mis grandes dotes de diplomacia para quetal hecho no se diera) pero sin más ni más se me acercó y me quiso colocar un vaso de whisky en la mano (oportunidad clásica para conversar o en este caso para arreglar viejos muy viejos malos entendidos), mi cara subió y divisó aquella sombra que hablaba a la cual mi boca respondía con un rotundo NO GRACIAS!, y aunque se mantuvo cerca de mí por unos cinco minutos, el monosílabo lo repetía tantas veces que creo que al final entendió.
Si tratara de descifrar por que causa, motivo, razón o circunstancia tengo a cada una de las personas que declaro que son mis "amigos", recordaría noches de estudio desde el kinder hasta la universidad, noches de juego de policías y ladrones, juegos de cartas y guitarras, los primeros romances, las primeras mentiras piadosas, las escapadas y las huídas, las noches especiales y aquel año nuevo, por decidir irme a una playa y no pasar un año nuevo con un grupo de amigos, eso fue el inicio del alejamiento de "C", aquel viejo y conocido que hoy (quizá él sin saberlo) ha despertado en mí la curiosidad de sentarme esta noche y ponerme a pensar todo este viernes el tipo de amiga que soy hoy y contrastarme con el tipo de amiga que fui - hace años-...
Como poder imaginar que se me acercaría para hablar y que entre mi sensatez y el gran orgullo que maneja mi alma, decidí en el primer minuto de su acercamiento el no retornar mis pensamientos a hechos pasados, y es ahí, donde me doy cuenta que ya no me interesa volver a recobrar su amistad, y debo admitir que sentía una presión en el corazón, pero respiré y continué los cuatro minutos restantes diciendo NO GRACIAS. !!!!.
Lo que sí he comprendido es que si decido abiertamente y algunas veces contra viento y marea, talud, huracanes de chismes o preguntas por terceras personas y decir que soy amiga de alguién, de pedir perdón cuando lo he creído conveniente, justo y necesario;y, que también admito que he cometido muchos o miles errores (los cuáles también he pagado con lágrimas y alejamientos), sigo siendo totalmente sincera en decirle a alguién que no me interesa ser su amigo(pondría claros ejemplos desde que tengo casi 10 años).
Es por eso que esta noche escribo sobre la amiga que fuí, y la que creo que definitivamente ya no soy - aunque sé y estoy muy segura- de que mi ñata, me dirá : Negra! sigues siendo la misma.
.... entonces yo sólo le diré: Son Cositas!.
Aquí les dejó una canción que canto siempre bailando: me hace recordar las reuniones en casa de Roberto, las reuniones en casa de Paola, los amigos que estan muy lejos y también de los buenos recuerdos de los amigos que perdí y de los amigos que ya no quieren ser mis amigos.. Cositas nada más!
Mi querido Frankie Ruiz: Mi libertad
Publicar un comentario