15.8.08

Mañana será un día normal

Bueno, entonces ahí voy otra vez, esa tarde bajando las escaleras, rumbo a aquel gran lugar al aire libre, recordé que mis mejores amigos podrían estar juntos y me dio rabia, pena, y tristeza al sentir y saber que no estaba con ellos, abrí mi cartera saque el nextel hablé por teléfono dos segundos y cambie de dirección, esa tarde deje todo aniquilado y me fui a verlos, lamentablemente esa tarde por cosas fuera de mi alcance personal nuevamente terminé lléndome.

Horas después..

Esa noche busqué un rumbo para una nueva aventura, era algo que no me dejaba de apretar el corazón, Pienso en… no lo sé, no sé si pienso en alguien o en algo y es que me he vuelto tan desconsiderada con todo a mi alrededor que las cosas importantes las dejo para después como en antaño dejaba lo mío para después siempre para después; tengo nombres, caras, sueños, momentos vividos en la cabeza, y esa noche tomé un poco de aire y por un momento me dije a solas: quizá mañana al despertar te sientas más tranquila, - eso no sucedió-, esa noche lamentablemente también terminé lléndome.

Una semana después ...

UNA MAÑANA la seguridad desquiciada de una masoquista se apodero de mi cuerpo, de mi alma y de mi sed de aventura, aún mas herida de lo que estaba, sólo me dediqué a herirme más el corazón y mi alma, me sentía tan sedienta de amistad real y a la vez estaba loca por encerrarme más en mi círculo llamado soledad…. Esa noche en una casa llena de emoción... esa noche Sentí que salió de mi cuerpo mi alma y ella también terminó lléndose.

ESA MISMA NOCHE, aquella noche mi sombra me hizo entender porque deseaba estar sola, era más seguro que así no podrían herir un cuerpo ya sin esencia, logré sin pensar que una de las personas que más quiero rompiera mi escudo de fuerza y de libertad y sin pensarlo lo logró me hizo sentir más vulnerable ante el amor y la amistad… y esta vez esa persona huyó.

Dos semanas después....

Más allá de escuchar un dicho hecho a la medida de la situación (y pasadas las dos de la mañana), me dijeron: es que eres muy frágil claudita, y fue ahí donde sentí que tenía nuevamente corazón, dolor, ansias y rencor; todo me hizo entender que uno solo es muy poco para entender las cosas y que diez personas a tu lado no valen lo que dos son en tu vida, sólo diré que esa noche mi sombra cambió de dirección y decidió tirar al vacío el peso del recuerdo de todos, de todas y de muchas cosas más… esa noche el recuerdo también terminó lléndose…

DE MADRUGADA busque una salida para las mentiras, para las verdades con sabor a soledad y salí a pasear dejando mis oídos en mi casa, a buscar en el teléfono palabras en mensajes aun habidos, pensando mil veces más en quién confiar, te llame a ti, y a ti también… no había nadie más en aquel lugar… esa noche sentí que la única que se había podido ir era yo y que todo estaba igual, me sentí rara, vagabunda en plena calle, sola y no sabía a donde estaba lléndome una vez más.

Si pues ese fue un día que no fue normal seguiré mi libertad, eliminar el miedo de avanzar  y a no triunfar… pues como dicen también: ya paso, SON COSITAS, mañana será un día normal y es que me voy de viaje!

 
Publicar un comentario