25.8.08

BUSCANDO A “MR X” (PALABRAS DIRECTAS)

Lamentablemente esta entrada no va a tener nombre ni apellido y aunque se que debe tener dos manos, dos ojos y dos pies, debo decirle Mr. “X” que si lee esta entrada del blog, aprenderá a conocer un poco más de mí.
Mr. “X” así lo llamaré, hasta el día que pueda verlo a los ojos y repita mirándolo fijamente su nombre unas tres o cuatro veces, porque aún por sus mismos emails, no ha tenido los pantalones, shorts y hasta calzoncillos de tenerlos bien puestos y presentarse ante esta sencilla chica que si se debe haber dado cuenta no tiene ningún reparo en estar parada en un local esperando a sus amigos, así que oportunidades debe haber tenido y no lo dudo.
Soy una chica muchas veces muy acompañada, otras tantas muy solitaria, amo a mis amigos y aunque ellos no lo digan hago que me amen a mí, amo mi soledad y aunque hoy en día con esas casi diez personas que me puede ver no existe secreto alguno, no me gustan los misterios, pero debo agradecer de una manera u otra que me ha hecho entrar en un laberinto en mi cabeza un lunes por la mañana cuando llegué a la oficina, abrí mi correo y olvidé por esta vez el stress que solo ocasiona decir el nombre del día, debo decirle Mr. “X”, que ha tenido mucha suerte, nunca, he abierto los emails de tarjetitas y sabe porque, porque hoy en día más cuido la información de mi correo que mi enternecimiento por postales virtuales, debo decirle que sólo he leído el texto, más no he visto sus tarjetas, sepa que no las voy a ver así que le pido que no gaste su tiempo en esas páginas, las mujeres somos distintas, y si en algún momento lo hizo con alguien, pues déjeme decirle que conmigo eso no va a funcionar.
Esta vez le doy la oportunidad de que sea sutilmente empalagoso con mis ojos, solo con palabras, si es que aún desea hacerme aguardar una tarde de charla y me envíe un email, total se que ya lo tiene, como? No lo sé, quién se lo dio mucho menos, aunque asumo que entre mi sentido de buena gente quizá hasta yo le he podido dar mi tarjeta y hasta me aterra pensar que usted esta cerca y no me dice quién es.
Mr. “X”, las cosas no dichas en el momento oportuno pueden hacer que uno se arrepienta, estoy dandole el momento oportuno… y espero no arrepentirme de poder tener en ud. Una muy buena y nueva amistad!.
Todo lo demás son cositas!.
Publicar un comentario