22.8.08

Una M

Me encontraba sentada disfrutando mi exquisito chocomartini, cuando por aquella escalera de caracol vi aparecer en aquel bar a una pareja que hace muchos meses había hecho que yo derramara algunas lágrimas por su unión- suena lamentable y triste pero fue hace uff!!! - (son cositas que una mujer nunca olvida), el tiempo había pasado, puedo hasta jurar que ya no tenía en mis días el menor recuerdo de lo acontecido en ese tiempo y que era más claro que me había ido bien sin él (oseaa lo que siempre te dice tu mejor amigo: asi es pues! que vas a hacer! ya llora , llora mañana será otro día), al verlos solo suspiré y con los ojos dirigí las miradas de mi grupo de acompañantes en la mesa hacia ellos .. lo que no sabía es que poco a poco se dirigían hacia nosotros con total naturalidad, ella encantada y debo admitirlo totalmente ingenua de lo que había pasado hace meses y él con una cara de querer ser tragado en ese mismo instante por la madre tierra mas bien.
Esa noche, celebrábamos un cumpleaños más, amigos en común todos los tenemos, si ! esas fechas que se dan sin que tu hayas programado salir un jueves por la noche, en las que solo vas con la ropa de la oficina o recien cambiada llegas como a las diez y media de la noche a tomarte un traguito, y como esta, demás decir, darme cuenta que aquel email que había visto en la mañana no había caído solamente a mi bandeja de entrada, sino por lo menos en la de unas cincuenta bandejas más en ese día. Mientras esta celebración avanzaba tuve un momento de sorpresa cruzada con mucha desesperación, esas casualidades de la vida, sorpresas, problemas de falta de lugar, sumada a mi desesperación de no poderme mover llegó al punto más alto como a las once y media, cuando sin razón y por causas del espacio en uno de los sillones, ella se dirigió a mi lado, me dió un beso en la mejilla y tomo asiento, me miró y me dijo, nos conocemos?, ya hemos estado en alguna reunión? siempre te veo? estan en todas? tu eres amiga de mi novio no?... lo que me otorgó una muy burlona y relajante risa - aunque debo admitirlo nerviosa también - , eso fue lo que llevó a un par de amigas (cómplices de por vida) a reirse conmigo con esa chispa de burla observada y dirigida a un solo sujeto... al terminar de reir, le dije muy claramente NO! NOSOTRAS NO NOS CONOCEMOS (típica mentira para no cruzar más palabras con alguién que no quieres o que nunca te imaginaste hablar), pero SIN PENSARLO mi brazo se alzó y lo señale a él, diciendole fuerte y claramente: HACE MUCHO TIEMPO LO CONOCI A EL: EL, EL es una Mierda...
Como es no? son cositas? no? ....
Esa noche dicen que baile como una loca, sólo tomé un chocomartini y como a las 4 de la mañana salí del bar y regrese caminando a mi casa... iba recordando de todo un poco, lo que había pasado hace mucho, lo bueno, lo malo y lo feo, lo que había pasado esa noche... y al llegar a casa y mirar mi reja yo misma decidí olvidarme nuevamente de todo, son cositas!
* Supongo que no me volverá a dirigir la palabra no? LASTIMA he perdido una nueva amiga.
Publicar un comentario